Sexo feminista prostitutas contactos

sexo feminista prostitutas contactos

Claramente con algunas cosas se generan diferencias. Creo que hay que traer al feminismo las voces de las verdaderas protagonistas. Hay otras feministas que hablan de prostitución y nunca se comieron un día en cana, no saben lo que es el estigma de ser puta. Eso de decir 'esta no puede hablar pobrecita, entonces yo hablo por ellas', es una actitud paternalista, maternalista.

Cuando caímos por primera vez al Encuentro de Mujeres, como lo hacen otros sindicatos, lo primero que nos dijeron es: Nos hacían un juicio de valores. Nuestro trabajo no es indigno, indignas son las condiciones en las que trabajamos, como muchos otros sectores. Yo creo que, hoy por hoy, ser abolicionista es estar a favor de que la policía persiga a todas las mujeres que quieren ejercer el trabajo sexual bajo cualquier modalidad.

Es decir, nadie puede abiertamente avalar ese delito aberrante. Tanto Georgina como yo podemos ser consideradas víctimas de trata. De hacho, muchas veces quedan registradas compañeras como víctimas rescatadas cuando en realidad eran trabajadoras autónomas trabajando en un departamento que la policía allanó.

La abolición nunca va a suceder. Las trabajadoras sexuales también queremos que la trata de personas no exista. Ni que se le tenga que entregar parte de las ganancias a un tercero. Es decir, estaban decidiendo sobre nosotras, pero sin nosotras. Durante mucho tiempo estuvimos dando vueltas en ese discurso de que las trabajadoras sexuales tenemos que combatir la trata. Pero es como mucho ya, porque tenemos que luchar por nuestras condiciones laborales y también contra la trata.

Sin clientes no hay plata ríen. La verdad que eso fue toda una política de comunicación del anterior gobierno de intentar generar conciencia, que algunos sectores lo utilizaron para intentar penalizar al cliente de prostitución. Nosotras nos reunimos con ellos para decirles que era sumamente discriminatorio, que le estaban trabajando la culpa a los hombres con esos spots.

Los metían entre pausa y pausa en el medio de un mundial. Fue una jugada inteligente. Hay trata de personas en los talleres textiles y en los campos, donde trabajan pibes de seis años. La trata de personas existe porque hay una complicidad política, policial y judicial. Muchas veces las abolicionistas difunden estudios en los que se afirma que bajó el trabajo sexual. Lo que hizo el gobierno es limpiar las calles. Muchas llegan diciendo "me quedé sin lugar de trabajo.

Hoy, en , hay mujeres que van presas de uno a 60 días por ejercer en la calle. El trabajo sexual no es delito en Argentina, pero tampoco hay condiciones para realizarlo. También creció la organización porque hoy por hoy hay otros medios donde las trabajadoras sexuales cuentan sus experiencias, algo que en el no existía. A nosotras nos escriben desde todo el país contando sus experiencias.

Hay una necesidad imperiosa de contar para romper un poco el cerco del discurso abolicionista que predominó durante mucho tiempo en este país, y que hizo que mucha gente eligiera taparse, esconder su verdadera actividad. Hay familias que lo aceptan y otras que no. Hay todo un estigma. El autónomo, en todas las modalidades que las mujeres decidan. De todas maneras, también es necesario revisar la legislación de cada provincia.

Hoy en 12 de ellas tenemos prohibidos los cabarets. Share on Google Plus. El pedido del plantel de la Selección argentina a Jorge Sampaoli. El mejor mochilero del mundo es marplatense y confiesa: Diez datos desconocidos sobre Francesc Orella, el intérprete de "Merlí". Las mejores fotos de la semana: La escoba de Guillermo Barros Schelotto en Boca: Viajeros y vacunas al Mundial: La producción de Bianca Iovenitti, la nueva estrella de la revista de Carmen Barbieri.

Ivana Figueiras dice no tener el mismo cuerpo que a los 20, pero El lado no tan dulce de La Gran Manzana. Colorado lanza "paquete de salud mental" escolar contra depresión y suicidios. Kanye West pagó 85 mil dólares por una polémica foto de Whitney Houston. Mi hija me hacía sentir culpable por volver al trabajo: Hay seis tipos de heterosexuales que tienen ligues homosexuales.

Mujer asegura que Oreo le debe USD mil por crear el sabor cereza-cola. Acompañé a una chica gitana a reconstruirse el himen. La tormenta Alberto avanza por el Caribe hacia el Golfo de México y el estado de Florida decretó el alerta. Liverpool-Real Madrid, la ansiada final de la Champions League: Patriarcado para unos, empoderamiento y liberación de los yugos tradicionales para otros.

Un estudio reciente, llamado " It gets very intimate for me': Discursive boundaries of pleasure and performance in sex work ", de Elizabet Megan Smith , puede arrojar luz sobre estas cuestiones. Aunque la muestra no es estadísticamente significativa, han hablado a fondo con nueve mujeres que realizan su actividad en Victoria, Australia.

Se trata de un espacio complejo en el que el discurso de dominación y sumisión se mezclan. Un asunto que no ha sido representado correctamente en los medios y en la cultura popular. Las feministas tienden a hablar de las prostitutas como empoderadas, o bien como explotadas, sin grises en medio.

O son felices y despreocupadas o son drogadictas empujadas por chulos a hacer ejercer en contra de su voluntad. La tercera ola, que suscribe Smith, cree que el trabajo sexual puede ser seguro o peligroso, liberar o explotar, ayudar a perpetuar relaciones de poder injustas o todo lo contrario. No me lo creía. Era entrenador y 'stripper'. También es complicado hablar del placer de la prostituta porque, para muchas feministas, esto supone desandar el camino anterior para librarlas del estigma de pecadoras.

Por otro lado, ellas pueden tener vergüenza a la hora de confesar cosas así, y hasta es difícil pedir para este tipo de estudios la aprobación de los comités éticos de las universidades.

Una especie de síndrome de Estocolmo que no puede ser llamado auténticamente placer. Veremos que las cosas son Los nombres de estas mujeres son alias que ellas eligieron, así que no se hacen publicidad por el hecho de aparecer en el estudio. Kate treinta y pocos solo había trabajado unos meses como trabajadora sexual cuando participó en estas entrevistas, para pagar sus deudas antes de quedarse embarazada.

Con anterioridad había tenido problemas para experimentar placer con sus parejas masculinas, porque le daban "miedo" y "se tenía que obligar a sí misma" a hacerlo. Pensó que iba a ser similar y que odiaría cada segundo, pero para su sorpresa su primer cliente le resultó "muy atractivo".

Casi no podía aceptar el dinero". Los siguientes no fueron una lotería semejante, pero del siguiente dice que era "muy dulce y encantador" y que estableció con él una "amistad fabulosa". Dijo a Smith que prefiere a hombres, sobre todo a trabajadores manuales. Prefiere no contarle a sus novios esta parte de su vida. Como Kate, Melina esperaba "hombres asquerosos y daños psicológicos" y se encontró con que en el burdel donde trabajaba era posible experimentar placer con ellos y llegar al orgasmo.

Melina coincide con Kitty: Kitty es estudiante de arte, tiene treinta y pocos años y lleva en distintas actividades del sector desde que tenía Para April , que llevaba diez años ejerciendo en el momento de la entrevista, hay muchas cosas que los trabajadores sexuales pueden aprender de su propia sexualidad.

Ella marca mucho las diferencias entre el sexo que vive en el trabajo y en sus citas personales: En mi vida personal estoy espiritual y emocionalmente dispuesta a abrirme físicamente de otra forma con mi compañero". El amor profundo lo cambia todo , y dice que aunque las acciones puedan parecer las mismas, sus motivaciones y deseos son muy distintos, porque busca el compromiso con la otra persona.

Sara , como Kitty, también ha querido liberarse de las creencias morales sobre sexualidad que preocupan a otras prostitutas. Se supone que las mujeres no deben ser promiscuas, que deben "ser monógamas y sentirse mal al practicar el sexo con otras personas ".

Cuando la entrevistaron vivía con su pareja masculina y con una compañera de piso. Cuida mucho su salud, su forma física y su alimentación.

Sexo feminista prostitutas contactos -

El asco no es un sentimiento legítimo para decir si un trabajo debe ser reconocido como tal o no. Pero a la inversa de lo que el abolicionismo plantea sobre la prostitución como violencia hacia nuestros cuerpos, para nosotras la violencia que sufrimos viene de parte del Estado. Dijo a Smith que prefiere a hombres, sobre todo a trabajadores manuales. sexo feminista prostitutas contactos Pero las complejidades que hay en esta actividad quedan simplificadas en sexo feminista prostitutas contactos o penalizar al cliente. Eso reproduce los mandatos culturales que indican que cuando la mujer siente placer siempre tiene que sentir humillación. No admitimos que una misma persona tenga prostituc prostitutas don benito pasion cuentas activas en esta comunidad. Inicia sesión Introduce tu usuario y contraseña No cerrar la sesión. Por qué se recurre a la prostitución: Se supone que las mujeres no deben ser promiscuas, que deben "ser monógamas y sentirse mal al practicar el sexo con otras personas ".

Como empleada administrativa me sentí super explotada, muy mal paga. A los 21 años me costaba mucho conseguir empleo o los sueldos eran muy bajos, siempre en negro. Soy de General Rodríguez y nunca podía alquilar en Capital, me costaba mucho estudiar y trabajar a la vez. Viajaba muchísimo y mal. Tampoco tenía la posibilidad de que mis padres me paguen un departamento, como le ocurría a algunas compañeras. Busqué otra salida para mi vida y el trabajo sexual no era algo que veía de mala manera sino todo lo contrario.

Las abolicionistas dicen que hay un abuso de poder del cliente hacia nosotras. No nos gusta que nos pongan en ese lugar de mujeres tontas, que no sabemos decidir qué precio ponerle a nuestra sexualidad y que el hombre viene y hace lo que quiere.

Los límites los ponemos nosotras. Obviamente hay situaciones de violencia que como movimiento de trabajadoras sexuales estamos reflejando todo el tiempo. Pero a la inversa de lo que el abolicionismo plantea sobre la prostitución como violencia hacia nuestros cuerpos, para nosotras la violencia que sufrimos viene de parte del Estado.

Para el abolicionismo, toda transacción de dinero por sexo es violenta. Solo se puede vivir la prostitución como víctima.

Entonces cuando aparecemos nosotras como trabajadoras sexuales que decidimos serlo y exigimos derechos, buscan invisibilizar nuestras voces.

Todas tienen que ser escuchadas. El Estado argentino entiende que todo es trata, desligitimando nuestros testimonios, creyendo que es producto de un discurso que nos dijo nuestro patrón que tenemos que decir para cuidar su negocio. Nos redujeron como mujeres no pensantes, que somos inducidas por terceros a decir lo que tenemos que decir. Hoy por hoy no hay una diferencia entre trata, explotación laboral y trabajo sexual autónomo.

Nadie pregunta si la trabajadora quiere estar ahí o no. Se nos pone a todas en la misma bolsa, y así no se puede ayudar a quienes no quieren hacerlo. Nosotras pedimos que caso por caso se vea resuelto. Que se le puedan dar oportunidades laborales reales a esas mujeres. Pero las complejidades que hay en esta actividad quedan simplificadas en abolir o penalizar al cliente.

Reconocemos que hay cierta desigualdad, no en la prostitución sino en el sistema en el que vivimos. Pero se sigue adjudicando todos los problemas sociales, culturales o económicos a la prostitución. Podríamos decir lo mismo de la empleada doméstica, una mujer pobre que limpia la casa de alguien rico, muchas veces en malas condiciones.

Ahí se pidieron derechos laborales. Las pocas mujeres que toman servicio de trabajadores sexuales lo hacen con mucha culpa. Eso reproduce los mandatos culturales que indican que cuando la mujer siente placer siempre tiene que sentir humillación. El sexo es algo que el hombre tiene ganado para su territorio y la mujer simplemente tiene que ceder y dar placer.

El hombre parece estar obligado a reforzar su sexualidad: Esa visión moral de la sexualidad hace que mucha gente se reconozca como abolicionista apelando al "asco". El asco no es un sentimiento legítimo para decir si un trabajo debe ser reconocido como tal o no. Claramente con algunas cosas se generan diferencias. Creo que hay que traer al feminismo las voces de las verdaderas protagonistas. Hay otras feministas que hablan de prostitución y nunca se comieron un día en cana, no saben lo que es el estigma de ser puta.

Eso de decir 'esta no puede hablar pobrecita, entonces yo hablo por ellas', es una actitud paternalista, maternalista. Kate treinta y pocos solo había trabajado unos meses como trabajadora sexual cuando participó en estas entrevistas, para pagar sus deudas antes de quedarse embarazada. Con anterioridad había tenido problemas para experimentar placer con sus parejas masculinas, porque le daban "miedo" y "se tenía que obligar a sí misma" a hacerlo.

Pensó que iba a ser similar y que odiaría cada segundo, pero para su sorpresa su primer cliente le resultó "muy atractivo". Casi no podía aceptar el dinero". Los siguientes no fueron una lotería semejante, pero del siguiente dice que era "muy dulce y encantador" y que estableció con él una "amistad fabulosa".

Dijo a Smith que prefiere a hombres, sobre todo a trabajadores manuales. Prefiere no contarle a sus novios esta parte de su vida. Como Kate, Melina esperaba "hombres asquerosos y daños psicológicos" y se encontró con que en el burdel donde trabajaba era posible experimentar placer con ellos y llegar al orgasmo. Melina coincide con Kitty: Kitty es estudiante de arte, tiene treinta y pocos años y lleva en distintas actividades del sector desde que tenía Para April , que llevaba diez años ejerciendo en el momento de la entrevista, hay muchas cosas que los trabajadores sexuales pueden aprender de su propia sexualidad.

Ella marca mucho las diferencias entre el sexo que vive en el trabajo y en sus citas personales: En mi vida personal estoy espiritual y emocionalmente dispuesta a abrirme físicamente de otra forma con mi compañero".

El amor profundo lo cambia todo , y dice que aunque las acciones puedan parecer las mismas, sus motivaciones y deseos son muy distintos, porque busca el compromiso con la otra persona.

Sara , como Kitty, también ha querido liberarse de las creencias morales sobre sexualidad que preocupan a otras prostitutas. Se supone que las mujeres no deben ser promiscuas, que deben "ser monógamas y sentirse mal al practicar el sexo con otras personas ". Cuando la entrevistaron vivía con su pareja masculina y con una compañera de piso. Cuida mucho su salud, su forma física y su alimentación.

Hasta que no me pongo mi pijama y dejo de oler a perfume no me siento en mi piel. La lencería es como un uniforme de trabajo.

Algunos de sus clientes llevan con ella desde que empezó. Han estado conmigo durante sus divorcios, la muerte de su mujer Míguez también rechaza legalizar la prostitución porque 'normalizarla' impide a las mujeres dejarla cuando lo desean. La Ley contra la compra de servicios sexuales que entró en vigor en Suecia en , y que ha sufrido varias enmiendas, se ha convertido en un símbolo para ambas corrientes del feminismo. La portavoz de Hetaira critica sus efectos 'perniciosos': Por el contrario, ha empeorado sus condiciones laborales por el acoso policial.

Míguez, de la Plataforma por la Abolición, reconoce que la prostitución no ha disminuido en Suecia, pero compara la ley con las que penan asesinatos o robos, al margen de su eficacia para erradicar estos delitos.

Si te parece importante leer noticias como esta es porque crees en el periodismo como herramienta de control de los poderes, en su enfoque social y humano, en su firme compromiso con los derechos de todas, de todos.

Recuerda las normas de la comunidad. Editar mi cuenta Cerrar sesión. Inicia sesión Introduce tu usuario y contraseña No cerrar la sesión.

0 thoughts on “Sexo feminista prostitutas contactos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *