Prostitutas guerra civil prostitutas estudiantes

prostitutas guerra civil prostitutas estudiantes

Por los datos técnicos pasó sin problema: En Sierra Leona tuvieron todas las facilidades que pueden pedirse en un contexto así: Consiguió casi cualquier propuesta: El objetivo de esta película es mostrarla y enaltecer la figura de estas chicas. De la Fuente, que conoció Sierra Leona en , sabe que la herida de la violencia y la muerte en el país supura sin descanso: Las niñas estaban en círculo, una contra otra, contando aquellas pesadillas.

Rabia, impotencia e incredulidad son las palabras que usa De la Fuente para describir el choque emocional que supuso verlas sonreír como niñas mientras relataban los pequeños infiernos por los que habían pasado. Ese es exactamente el resumen que hace, pidiendo perdón con antelación por si la frase resulta cruda, Jorge Crisafulli: Desde hace años, las Misiones Salesianas recorren las calles de Freetown buscando a los menores huérfanos o abandonados, a los que pudieran ayudar.

Recuerda que era época de lluvias la primera vez que se topó con el grupo de Aminata; sobre ese suelo embarrado que levantaba gotas de fango al pisar, Crisafulli se acercó, espantando a los hombres que las rodeaban y en 15 minutos de conversación les explicó quién era, dónde trabajaba y qué les podía ofrecer: Al día siguiente, seis de las siete se presentaron en la casa.

Las llevaron al hospital, les dieron un plato de arroz que ellas quisieron repetir y, entonces, entraron en escena los peluches. Durante los años 30, Vallejo promocionó en España una versión personal de la eugenesia, tratando de reconciliar las doctrinas alemanas de higiene racial Proctor, ; Weindling, con los preceptos de la doctrina moral católica.

Vallejo rechazaba las propuestas de intervención eugenésica negativa, que habían florecido en España desde principios del siglo XX en la obra de autores como Madrazo o Aguado Por el contrario, él propugnaba la eugamia, una política eugenésica implementada mediante una orientación prematrimonial fundamentada en la evaluación biopsicológica.

Vallejo definía la eugamia como: Vallejo admiraba los progresos de los geneticistas alemanes y citaba elogiosamente las obras de Dubitscher, Luxemburger o Stumpfl, incluidas en el manual de Gütt Sin embargo, tenía un especial interés en distanciarse de la eugenesia alemana y dejar clara la ortodoxia católica de su eugamia:.

Nuestro concepto de la Eugamia la separa clarísimamente de la Eugenesia, pues considera la faceta psíquica de la personalidad en la elección de cónyuge, para que de los cruzamientos resulten genotipos de las mejores cualidades. Representa la Eugamia una rama y un perfeccionamiento de la Eugenesia positiva, permitida y aconsejada por la moral católica La Eugenesia selecciona los genotipos desde puntos de vista biológicos, con la sola finalidad de impedir la transmisión de tachas hereditarias.

La Eugamia establece reglas para que la selección caracteriológica de los novios no se haga al azar y ciegamente y en tal manera que transmitan a la prole las cualidades caracteriológicas convenientes a la prosperidad social de padres e hijos". Vallejo, en definitiva, respetaba la doctrina católica sobre la libertad matrimonial, aunque sin renunciar a la intervención del especialista en biopsicología: Una de las investigaciones desarrolladas por el Gabinete de Vallejo nos interesa especialmente aquí, porque se centró en la personalidad de las mujeres presas.

Se titulaba Psiquismo del Fanatismo Marxista. En la introducción se puede leer este texto que nos da idea de su visión de la psicología femenina:. Suele observarse que las mujeres lanzadas a la política no lo hacen arrastradas por sus ideas, sino por sus sentimientos, que alcanzan proporciones inmoderadas o incluso patológicas debido a la irritabilidad propia de la personalidad femenina.

Para entender su idea de la prostituta hay que partir de su concepto general de la psicología sexual femenina:. Esto es, el sexo es casi una penosa obligación para la mujer normal. De ahí la necesidad de una explicación psicopatológica de la prostituta:. Ha podido observarse la escasa intervención que tienen la pobreza, el alcoholismo de los padres, los malos tratos de la madrastra, las seducciones, etc.

Las prostitutas lo son desde que nacen: Hemos de recordar que achacar los males de España a una "conspiración judeo-masónica" fue uno de los recursos argumentales favoritos de Franco Preston, En la guerra civil había terminado, Franco gobernaba y la prostitución seguía creciendo. Vallejo insiste en su diagnóstico en el artículo Higiene mental en las grandes urbes Demuestran investigaciones cuidadosamente practicadas que la necesidad sexual impulsa a la mujer al acto carnal solamente en el 3 por ciento de los casos.

El erotismo femenino se despierta casi siempre por influencias ambientales. En definitiva, las prisiones especiales para mujeres caídas eran la respuesta científica correcta al problema de la prostitución desde los puntos de vista psicológico y pedagógico. La opinión de Vallejo era trascendental para sentar la doctrina oficial sobre la cuestión. Vallejo se jubiló en y mantuvo esta posición hasta el final. Así, en la edición de de su Tratado de Psiquiatría se reserva para las prostitutas congénitas un apartado dentro del capítulo sobre los psicópatas instintivos sexuales:.

Entre las prostitutas existe elevado porcentaje de oligofrénicas, cuya incontinencia sexual débese directamente a la deficiencia mental, que impide se interpongan las necesarias inhibiciones a las sugestiones ambientales. Vallejo fue el protector e inspirador teórico del grupo, sus colaboradores Martínez y Echalecu fueron los encargados de buscar la evidencia empírica que confirmara sus tesis. Eduardo Martínez Martínez firmaba Eduardo M.

Martínez era miembro del cuerpo médico de prisiones. Martínez se jubiló en , tras habérsele concedido en la medalla de oro al mérito penitenciario. El estudio de la personalidad biopsíquica de la mujer caída implica consideraciones etiológicas de orden endógeno, distintas de aquellas de abolengo externo o ambiental.

Pero la prostituta, antes que prostituta, es mujer. Martínez considera que este tipo de investigaciones hay que desarrollarlo sin perder de vista la psicología femenina de base: De afectividad quebradiza y pueril, habitualmente cobardes, crueles, violentas con los débiles, atormentadoras de los animales, eróticas propensas a la bestialidad Se trata de tres mujeres acusadas de simpatizar con la causa republicana: Martínez les adjudica la condición de prostitutas, aunque una de ellas lo niega explícitamente y la otra no era sino criada de un prostíbulo.

Los test aplicados fueron los de Neymann-Kohlstedt, Yerkes y Binet-Bobertag, junto a pruebas complementarias de percepción, atención, memoria e ideación. Los resultados son bastante semejantes: La detenida, que niega rotundamente dedicarse a la prostitución, es descrita por Martínez de "barragana de la milicianada en la época roja" p. Martínez publicó ese mismo año un segundo trabajo con el mismo título Martínez, b.

En la introducción insiste en la relación entre anormalidad psicológica de la mujer y prostitución. Una de ellas es encuadrada por el autor en el perfil que ya conocemos: Le sentaba bien el mono, el correaje y el rojo pañuelo al cuello; un caso de feminismo libertario sexual y narcisista" p.

Las conclusiones de Martínez sobre estos casos son categóricas: El estudio recogió datos sobre los siguientes aspectos: Conviene recordar aquí que Martínez participaba asiduamente en las tareas de la Escuela de Estudios Penitenciarios. Echalecu fue un psiquiatra de trayectoria profesional muy peculiar. Simple funcionario de prisiones, estudiante de medicina en , la guerra civil cambiaría para siempre su vida. En sumaba a este cargo, entre otros, el de director de los servicios médicos del Patronato de Protección a la Mujer y neuropsiquiatra de la Dirección General de Seguridad DGS , la policía franquista.

Echalecu realizó una investigación sobre la psicología de las prostitutas aprovechando su cargo en el Patronato de Protección a la Mujer. Esta investigación fue publicada dos veces, con dos títulos distintos y ligeras modificaciones de contenido Echalecu y Canino, a, y glosada por el autor en varias de sus obras Echalecu y Canino, b, , Los sujetos fueron prostitutas internadas en los Reformatorios del Patronato de Protección a la Mujer, de 10 a 23 años y con una media de años.

Desde el punto de vista psicológico, destacan los siguientes datos, que transcribimos, inconsistencias aritméticas incluidas. Los datos le sugieren a Echalecu una serie de reflexiones:.

Probablemente estas anomalías mentales son causas que influyen de una manera decisiva en la prostitución con los otros factores analizados: En este grupo, y en el resto de las internadas, se acusan de modo notable Echalecu no negaba la influencia adicional de los condicionantes sociales, económicos, educativos, etc. Lo primero que sugiere es la eliminación física de los considerados inferiores, pero "El eliminar a los inferiores, el extirparlos una moral católica y cristiana, no lo puede admitir" p.

Hay otra alternativa, pero inviable económicamente: Ante tanta limitación termina sugiriendo la eugenesia: En los textos dedicados a sus alumnos de la Escuela General de Policía b, expuso nuevamente su investigación, añadiendo observaciones sobre la trascendencia criminal de la prostitución: Finalmente, en su texto Psicopatología , publicado por el propio Patronato de Protección a la Mujer, Echalecu reitera sus tesis y comenta con orgullo que sus investigaciones habían llegado a conocimiento del genetista danés Tage Kemp.

Recordemos aquí que Kemp era el autor de Prostitution: Kemp mantuvo siempre una actitud de calculada ambigüedad frente a la política racial nacionalsocialista y, de hecho, intercedió tras la guerra mundial por el Dr. La postguerra hizo aflorar con virulencia las tensiones y contradicciones que el fenómeno de la prostitución planteaba a las autoridades franquistas. Edición reservada y destinada exclusivamente a las autoridades pone de manifiesto estas contradicciones con singular claridad.

En principio reconoce el Patronato que la mayor parte de sus informantes identifican entre las causas del aumento de la prostitución: Sin embargo, los autores del informe debían ser plenamente conscientes de que estas duras conclusiones suponían un alegato implícito contra el discurso oficial acerca de la armoniosa y cristiana España de Franco, por lo que decidieron dejar abierta la otra interpretación que manejaba el régimen:.

Hay miles de jóvenes y mujeres que incluso pasan hambre sin llegar a caer en el lodazal de su perdición, y hay, en cambio, muchachas de buena posición Se trataba de un problema psicológico y de pedagogía moral. Se trataba de una cuestión de higiene mental. Y por tanto había que recurrir a los especialistas del ramo. El régimen franquista contó siempre con profesionales de la psicología dispuestos a proporcionar una cobertura científica para sus intervenciones político-sociales.

En la política penitenciaria la inspiración psicopatológica estuvo siempre presente Huertas, , A Rosa, como hemos visto, la detuvieron, pero fue por montar una escena, no por su actividad sexual. Se suponía que los hombres, por su naturaleza, no podían sino caer en el pecado de la lujuria. Puesto que eso resultaba inevitable, mejor permitirles que se desahogaran con profesionales.

Así respetarían la virginidad de sus novias formales. Los burdeles debían permanecer en zonas alejadas de la población civil, de manera que las mujeres se mantuvieran a distancia de las trincheras y los domicilios particulares.

Una preocupación de los mandos era impedir que oficiales y tropa se mezclaran al acceder a los prostíbulos, de manera que la disciplina se viera menoscabada.

Para impedirlo, unos y otros debían frecuentar establecimientos distintos o, por lo menos, presentarse en diferentes horarios. Pero, en ocasiones, eran los propios jefes quienes introducían a las mujeres en el cuartel. A los legionarios se les podía adoctrinar sobre las virtudes de las mujeres cristianas, pero lo cierto es que seguían frecuentando lo burdeles sin que nadie pudiera convencerles de lo contrario.

En los hospitales, la tasa de soldados enfermos de sífilis resultaba preocupantemente alta. De esta falta de pudor encontramos una expresiva muestra en un periódico extremeño de la época. No se oculta que la sustracción ha tenido lugar es un escenario supuestamente vergonzoso, señal de que no se tenía por escandaloso el comportamiento del militar.

Cada prostituta tenía que pasar por los preceptivos controles sanitarios, como forma de combatir la propagación de las enfermedades venéreas. En general, unos y otros tendían a culpabilizar a las mujeres por la extensión de las enfermedades, atribuyéndoles una sexualidad pervertida. Se suponía que todas, por definición, estaban infectadas. Había que concienciar a los soldados para que tuvieran precauciones.

En esta línea, las autoridades promovieron una campaña de concienciación tanto en la prensa y la radio como a través de panfletos y carteles propagandísticos. Uno de ellos, editado por la Generalitat, advertía contundentemente: La propaganda, sin embargo, tuvo escasas repercusiones. Como antes los burgueses, se lanzaron a disfrutar de los placeres de Venus. Un observador de la época nos proporciona un testimonio elocuente: En otras ocasiones, el recurso al sexo mercenario constituía una manera de desfogarse después de un periodo prolongado en el frente.

Esto es lo que sucedió con la XV Brigada Internacional tras un período de dos meses y medio de combate. Los estadounidenses llegaron luego y sacaron a los franceses.

prostitutas guerra civil prostitutas estudiantes Psiquismo del fanatismo marxista. Este aval científico lo proporcionaron tres especialistas: Enfermó, fue prostitutas polacas prostitutas rumanas videos y maltratada. La presencia de estos tipos predispondría al sujeto a su vez a padecer trastornos esquizofrénicos, epilépticos o maniaco-depresivos, respectivamente. En los textos dedicados a sus alumnos de la Escuela General de Policía b, expuso nuevamente su investigación, añadiendo observaciones sobre la trascendencia criminal de la prostitución: El marco conceptual de la biopsicología de inspiración alemana se puso al servicio del proyecto social de la biopolítica franquista.

0 thoughts on “Prostitutas guerra civil prostitutas estudiantes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *